Protección de páginas web, copia de contenidos y el delito de plagio


Una de las prácticas mas habituales en Internet, es la copia de contenidos, entendiendo por contenidos los artículos, textos, imágenes, fotografías, diseño web, etc. que componen una página web.

Internet se ha convertido para muchos en el escenario ideal para capturar creaciones generadas por personas o entidades ajenas y explotarlas comercialmente sin autorización por parte de los autores o titulares de los derechos de dichas obras, aprovechándose del esfuerzo ajeno e infringiendo los derechos de Propiedad Intelectual de terceros.

Multitud de empresas ven como sus páginas webs son copiadas por la competencia con total impunidad, creyendo estas últimas que no van a ser descubiertas. Sin embargo, ya son muchas las entidades que disponen de medidas que les permiten detectar estos plagios en la red, bien porque han establecido sistemas de alarma o porque realizan búsquedas activas, y que se deciden a demandarles por plagio.

 

Es fundamental, para preservar su actividad en el mercado, establecer las medidas de protección necesarias que les permitan prestar sus servicios con total tranquilidad, evitando posibles litigios o en caso de no ser posible, disponer de los medios de prueba necesarios para acreditar su derecho.

Se han dado casos en los que las empresas que “plagian” otras páginas webs, afirman haber sido víctimas de un tercero al cual encargaron el desarrollo y diseño de su página web, habiendo procedido este a su copia sin su consentimiento ni conocimiento.

Si son demandados y esta circunstancia fuera cierta, podrían demandar a su vez a la empresa de diseño y solicitarles los daños y perjuicios en los que han podido incurrir por motivo del procedimiento judicial abierto contra ella, así como una indemnización.

¿Qué puedo hacer si alguien ha plagiado mi obra?

El autor de la obra y titular de los derechos morales, puede ejercer las acciones oportunas para que se reconozca la paternidad sobre su obra.

En nuestro sistema jurídico, la protección de la Propiedad Intelectual viene recogida en:

La Ley de Propiedad Intelectual (Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre la materia) que regula los derechos de autor y su protección mediante la vía civil.
El artículo 270 del Código Penal (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal) que protege los derechos de propiedad intelectual mediante la vía penal.

Si el plagio se realiza con ánimo de lucro y en perjuicio de un tercero, podrá ser denunciado por cualquier persona que tenga conocimiento de su realización (Código Penal, Art. 270.1)

 

En el ámbito de la legislación española resulta complicado determinar la protección que las páginas web reciben, ya que el artículo 10 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) no prevé expresamente que estas sean susceptibles de protección por la vía de los derechos de propiedad intelectual y tampoco existe una jurisprudencia clara al respecto.

 

Dicho artículo 10 LPI dispone que son objeto de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, para a continuación enumerar una relación de ejemplos de creaciones objeto de propiedad intelectual. A pesar de que esta lista no sea cerrada, no parece que las páginas web puedan encajar en la definición ofrecida por este artículo, ya que para considerar que una obra es original, requisito esencial para que reciba protección como obra de propiedad intelectual, se viene entendiendo por la jurisprudencia que es necesario que la misma reúna las características de actividad o creación novedosa tanto desde un punto de vista subjetivo (es decir, que suponga una plasmación de la personalidad del artista) como objetivo (debe ser distinta y novedosa en relación con otras obras anteriores), y no parece que estas sean circunstancias habituales en las páginas web.

 

Para aclarar el régimen jurídico de las páginas web resulta interesante la Sentencia 176/2015 del Juzgado de lo Mercantil nº2 de Barcelona, ya que enumera los elementos que habría que analizar para establecer los derechos de propiedad intelectual que ostentan los sitios web y en qué supuestos pueden ser infringidos por terceros.

 

Esta sentencia se dicta en el contexto de un conflicto entre tres webs de contenido humorístico ampliamente conocidos en sus respectivos países: Vie de merde (Francia), Fuck my life (USA) y Asco de vida (España). En este caso, los dos primeros alegaban que su formato de contenidos y la estructura de su página web era única, original e innovadora y, por tanto, cualquier página web que utilizase un formato o estructura similar en otros países estaría infringiendo sus derechos. Sin embargo, el Juzgado concluyó que el sitio web www.ascodevida.com (ADV) no infringió los derechos de propiedad intelectual de Vie de merde (VDM) ni de Fuck my Life (FML) ya que el diseño y el código fuente eran distintos y los contenidos eran generados por los usuarios, por lo que los titulares de las webs citadas no tienen derechos de propiedad intelectual sobre los mismo.

 

Se recogen ahí los tres elementos susceptibles de protección de una página web:

 

  • En primer lugar, el diseño o la apariencia gráfica (el interfaz del usuario).

 

Según la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual, este aspecto se presta, probablemente, a la protección por derecho de autor. Sin embargo, en el derecho español esto no está muy claro y en los casos más flagrantes se podría acudir incluso al derecho de la competencia, por ejemplo si una página copia a otra de tal manera que confunda al usuario o consumidor sobre la identidad del servicio y de quién lo ofrece (como el caso de la botella de Ginebra Lario y Lirios), en cuyo caso habría que consultar la regulación que al respecto ofrece la Ley 3/1991 de Competencia Desleal, de 10 de enero.

 

  • En segundo lugar, el código fuente, que podría obtener protección como programa de ordenador.

 

Este elemento se protege en la legislación española en el Título VII del Libro Primero de la LPI, en concreto en los artículos 95 a 104.

 

  • Y, en tercer lugar, los contenidos. En este sentido, algunas páginas web pueden ser consideradas como bases de datos. En otros, puede contener obras en sí mismas, tales como música, escritos o fotografías.

 

En caso de que se trate de una base de datos, habría que consultar el Título VIII del Libro Segundo de la LPI (artículos 133 a 137), pues en ellos se encuentra la regulación del derecho “sui generis” sobre las bases de datos. En caso contrario, es decir, si se trata de obras como música, escritos o fotografías habrá que buscar su regulación en las disposiciones específicas de la LPI para cada una de estas obras.

 

A modo de conclusión a la hora de enumerar los elementos de las webs protegibles por la propiedad intelectual, la citada sentencia establece que a la hora de entender cuándo puede producirse un plagio de estas páginas habrá que entender que solo es posible cuando la copia de la estructura ha de ser casi idéntica, y debe rechazarse cuando la disposición es típica o común. Esto se encuentra en consonancia con la doctrina mayoritaria que entiende que la protección de las páginas web corre en paralelo a la altura creativa de las mismas, en el sentido expresado en el primer inciso del artículo 10 de la LPI.


Reciba en su correo las últimas noticias sobre Delitos Informáticos

Email

He leido y acepto las condiciones generales y la política de privacidad

Consulta con Abogados especialistas
De forma rápida y segura
Rellene el formulario, le enviaremos la respuesta y solucionará su problema

Comentarios o Preguntas son bienvenidos.

* denota un campo obligatorio



Abogados especialistas en Delitos

Abogados especializados en Internet y Nuevas Tecnologías.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Gloria dice:

    COMO BIEN SABEMOS EL INTERNET ES UNA HERRAMIENTA QUE ESTA AL ALCANCE DE TODOS Y NOS BRINDA LA OPORTUNIDAD DE ENRIQUECER NUESTROS CONOCIMIENTOS, TOMANDO EN CUENTA TRABAJOS E INVESTIGACIONES DE OTRAS PERSONAS. PERO TAMBIÉN SE HAN DADO A LA TARES MAS QUE TODO LOS ESTUDIANTES DE COPIARSE LOS TRABAJOS Y PRETENDER SACAR BUENAS NOTAS. PUES NO ES JUSTO QUE EL SACRIFICIO DE OTROS SIRVA PARA ESTOS SE VANAGLOREEN DE SUS TRIUNFOS. SEÑORES LOS QUE SON DOCENTES EVITAR COPIAS TEXTUALES DE INTERNET. PERMITA QUE LOS ALUMNOS REALICEN TRABAJOS MANUALES E INTERACTIVOS DE AULA, QUE DEJN LA PEREZA MENTAL Y TAMBIEN CONSULTEN EN BIBLIOTECAS.

    ESTA MODALIDAD DEL INTERNET, SOLO HACE QUE LOS ESTUDIANTES LEAN MENOS Y NO OBTENGAN APRENDIZAJES SIGNIFICATIVOS.

    GRACIAS POR SU ATENCIÓN. Gloria R.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *